Wednesday, May 17, 2006

 
17 de mayo : día mundial contra la homofobia y la transfobia


El 17 de Mayo de 1990 la Organización Mundial de la Salud (OMS) decidió eliminar la homosexualidad del listado de enfermedades mentales. Cuesta trabajo creer que se haya tardado tanto tiempo en tomar esta decisión. ¿Quién decidió y con qué criterios que gais y lesbianas fueran considerados enfermos? Fue una decisión que ni se correspondía con la percepción que la sociedad tenía de este asunto ni se correspondía con ningún razonamiento científico. Considerar que la homosexualidad era una enfermedad (que, en última instancia, podría ser curada) era un planteamiento que emanaba de concepciones religiosas previas que la valoraban como un pecado, tan grave, que debía de ser sancionado con la pena más severa: la muerte en la hoguera de los homosexuales o «sodomitas». La idea de eliminar a gais y lesbianas se mantuvo en Occidente hasta época reciente, y el nazismo, de la mano de Hitler, llevó a los miles de homosexuales a los campos de exterminio. En otros regímenes, no menos dictatoriales, no se pretendió una eliminación física tan drásticas pero sí se planteó su «reeducación», como hizo el franquismo mediante la ley de peligrosidad social, que llevó también a muchos gais a la cárcel. Ésta es la dura realidad en la que se ha movido el colectivo GLBT (gais, lesbianas, bisexuales y transexuales) a lo largo de la historia en Occidente. Felizmente, estas prácticas represivas han sido superadas en casi todos los países ya, aunque calaron tan hondo en las conciencias de la población que una parte nada despreciable de nuestras sociedades sigue manteniendo una actitud marcada por los prejuicios y el rechazo, incluida la agresión violenta, hacia gais, lesbianas y transexuales. Es una actitud que denominamos homofobia: aversión injustificada y visceral hacia lesbianas y gais, y en el caso específico de las personas transexuales, tal actitud se define como transfobia. Son éstos, comportamientos que cada día tienen menos eco en las sociedades democráticas que actúan dentro del respeto a la diversidad que hay en su seno. El cambio de mentalidad que vivimos en estos momentos ha sido posible, en gran medida, porque desde 1969 se viene desarrollando un fuerte movimiento de normalización social, impulsado por los colectivos de gais, lesbianas y transexuales, que ha sido capaz de revertir algunos de los aspectos más hirientes que atacaban la dignidad de esas personas. Sin embargo, aún estamos lejos de poder hablar de un respeto generalizado y mayoritario hacía la diferencia por orientación sexual o por identidad de género. Lea Más en La Nueva España
Comments: Post a Comment

Links to this post:

Create a Link



<< Home

This page is powered by Blogger. Isn't yours?

free web tracker
referer referrer referers referrers http_referer