Sunday, June 25, 2006

 
Primer divorcio gay en España



Josep Anton Rodríguez y el que era su pareja desde hace unos ocho años, Hipólito Sánchez, decidieron casarse el 30 de julio del año pasado, casi cuando se cumplía un mes escaso desde la aprobación de la ley que permite los enlaces entre parejas homosexuales. Fue una de esas parejas que quería demostrar con prisa y aspavientos que llevaba tiempo aguardando la entrada en vigor de la revolucionaria normativa. Pero desde entonces hasta hoy la relación de esta pareja se ha ido devaluando poco a poco hasta que anteayer los dos cónyuges firmaron su preacuerdo de separación en la población barcelonesa de Gavà.
La boda de Josep Anton e Hipólito -«Poli», para los amigos- fue, precisamente, una de las más sonadas dentro del mundo gay. Se da la circunstancia de que Josep Anton es el presidente del Casal Lambda, una importante asociación catalana destinada a promover la equidad entre las personas homo y heterosexuales, y que además focalizaba sus empeños en fortalecer el «lobby» rosa en Cataluña. Poli, por su parte, es, desde hace años, director de la revista que publica la asociación. Por su compromiso con la causa, ambos conformaban la pareja ejemplar y un modelo a seguir.
Dando muestra de su empaque, el 15 de febrero de este año la pareja, en calidad de matrimonio y activistas de su condición sexual, fue invitada al Parlamento Europeo en Estrasburgo para ofrecer una conferencia ante la asamblea de parlamentarios sobre los problemas de la homofobia. Era la primera vez que una pareja del mismo sexo era invitada al Parlamento Europeo. Ése fue su momento álgido, pero desde su viaje de bodas la relación comenzó su declive.
Es por ello que la noticia de su separación corría ayer como un reguero de pólvora por el ambiente. De hecho, el día de su boda -fue el tercer enlace gay de Cataluña- los juzgados de Gavà estaban plagados de periodistas, a los que la pareja había querido convocar para demostrar su amor a lo grande y dar fe de que los homosexuales tienen todo el derecho a las mismas opciones que el resto de las parejas, aplaudiendo así la recién estrenada ley del Gobierno.
A partir de ahora se deberá ver el recorrido legal de este proceso, teniendo en cuenta que para la celebración de las bodas gays ya se produjeron divergencias de opiniones entre algunos jueces sobre la forma de llevarlas a cabo, llegando algunos incluso a inhibirse porque ideológicamente no estaban a favor de este tipo de enlaces. En los enlaces heterosexuales, llegados a este punto, el juez debe aprobar el preacuerdo y tiempo después puede llegar el divorcio.

Lea más
Comments: Post a Comment

Links to this post:

Create a Link



<< Home

This page is powered by Blogger. Isn't yours?

free web tracker
referer referrer referers referrers http_referer