Monday, July 03, 2006

 
Thierry Buisson

La Sangre Rosa

Arden las calles en estos primeros días del tórrido verano, y se inician las actividades de las floreadas fiestas del Día del Orgullo Gay. Lo que en muchos sitios empezó como reivindicación colorista y necesaria, se ha tornado en fiesta turística, o casi una feria más, como en Madrid, ciudad en la que cuenta con más seguidores que la verbena de La Paloma o San Isidro. Conciertos en los que actuaron las nuevas divas y las de siempre del mundo homosexual, como Alaska, Roser, Rosa López o la Terremoto de Alcorcón, sin dejar de pasar por alto a la impresionante Chavela Vargas, serán algunas de las figuras que apoyarán estos eventos, además de proyecciones de películas, encuentros literarios y debates.
Habría que recordar que la lucha por la liberación gay y lesbiana se comenzó hace mucho y no han sido pocas sus víctimas a lo largo de la historia, para que no quede todo diluido en la divertida fiesta. Por no remontarnos más que a la historia contemporánea y obviando la quema de homosexuales de la Inquisición con la bendición de la Santa Madre Iglesia Católica Apostólica y Romana, una cláusula en el código penal alemán calificaba de «crimen» , a final del XIX, cualquier relación sexual entre hombres. La lucha se extendió y obtuvo una victoria enorme cuando triunfó la Revolución rusa: la legislación soviética establecía la no interferencia del Estado o de la sociedad en cuestiones sexuales. Lamentablemente esta victoria se vio derrocada por el ascenso de Hitler y de Stalin al poder. Los sesenta vieron un resurgir de las luchas por las libertades que significó el renacimiento del movimiento gay, y la chispa se produjo en Stonewall, un bar gay del centro de New York, controlado por la mafia que sobrevivía gracias a los sobornos que pagaban a la Policía. Para justificar estos pagos, la Policía realizaba redadas ocasionales. La noche del 27 de junio de 1969 ocho policías decidieron llevar a cabo una redada. Esta tropa era suficiente, según ellos, tratándose de un bar de «mariquitas». Pero aquel día una multitud empezó a congregarse alrededor del bar gritándole a la Policía, cercando a los uniformados que se refugiaron en el bar. Atrapados, pidieron ayuda a la comisaría que envió al escuadrón de fuerzas de choque de New York. La revuelta duró tres noches y la Policía se vio obligada a retirarse de la zona. Los incidentes se sucedieron durante todo el verano boreal hasta la creación, en agosto, del Frente de Liberación Gay. Un acto «normal» de opresión había desencadenado una gran respuesta. El Frente estableció reuniones públicas, publicó un periódico llamado Come Out! (¡Sal afuera!) y organizó una jornada de lucha para retomar las calles y expresar libremente el derecho a ser gay. A partir de esas manifestaciones cada año, desde 1969, se celebra el día del orgullo gay en todo el mundo.
Mucho se ha avanzado desde entonces, pero queda un enorme trabajo, culturalmente hablando, que hacer. No debería extrañar, por ejemplo, a pesar del estrépito organizado, que uno de los jueces más duros con el terrorismo declarase abiertamente su opción sexual, como ocurrió con Fernando Grande Marlaska. «Hay gente en situaciones verdaderamente duras. Si te soy sincero, es por eso por lo que me he decidido a dar esta entrevista», afirma el magistrado. «No me siento modelo de nadie, pero hay muchos chavales que viven en pequeños pueblos y lo tienen muy difícil. Y con esto puede que se digan, mira, ese tío del que hablan tanto los periódicos también es así, entonces lo mío no será tan raro, no será tan malo», reflexiona Marlaska, quizá impelido a que, en un grupo tan cerrado y conservador como la Judicatura, su condición podría ser utilizado como arma en su contra. Le honra la honestidad que les falta a otros con su propia vida.

Lea más
Comments:
Excelente blog! Te acabo de descubrir. Saludos!
http://blogdelarosaroja.blogspot.com
http://larosaldesprendersedesutallo.blogspot.com
 
Post a Comment

Links to this post:

Create a Link



<< Home

This page is powered by Blogger. Isn't yours?

free web tracker
referer referrer referers referrers http_referer