Friday, August 25, 2006

 
Bogotá: territorio de ciudadanía


En una iniciativa inédita, la ciudad de Bogotá está viviendo un proceso de inclusión de la comunidad GLTB que involucra activamente al ejecutivo local y a diversos partidos políticos.
Desde hace casi un mes, Bogotá se encuentra literalmente invadida por una campaña publicitaria que ha movilizado la expectativa de la opinión pública. Los carteles muestran imágenes que representan a las personas transgeneristas, gays, lesbianas y bisexuales y marcan la fecha en la cual se lanzaron los compromisos de la alcaldía con los ciudadanos y ciudadanas cuyas sexualidades son diversas y no normativas.
El pasado 28 de junio en el bar gay bogotano Theatrón, el alcalde Luis Eduardo Garzón asumió oficialmente su compromiso con la Alianza por la Ciudadanía LGBT mediante un proyecto de acuerdo sobre política pública para ese sector. El proyecto, del cual participan numerosos y numerosas activistas, cuenta con el apoyo de concejales de varios partidos políticos y fue coronado por la marcha masiva por la ciudadanía LGBT realizada el domingo 2 de julio, que tomó el centro de la ciudad.

Una política pública para lesbianas, gays, bisexuales y transgeneristas

El proyecto de acuerdo establece los lineamientos para una política pública que beneficie a las personas lesbianas, gays, bisexuales y transgeneristas en Bogotá, entendida como el conjunto de acciones dirigidas a promover de manera efectiva y eficaz el desarrollo integral, la igualdad, la equidad y la no discriminación de estas personas por motivos de su orientación sexual o identidad de género. Se busca también, mediante esta política, garantizarles el ejercicio de todos sus derechos.
Las acciones afirmativas representan una estrategia clave en el proceso de superar la exclusión política y cultural –que para determinados segmentos también es económica y social– de esta población en el Distrito Capital. Como se expresa en el texto del acuerdo, recurrir a políticas afirmativas contribuirá a garantizar el ejercicio pleno de la ciudadanía de las minorías sexuales, especialmente en lo relacionado con los derechos a la vida, la integridad, la identidad, el trabajo, la salud, la educación, la justicia, la seguridad y los servicios que de ellos se derivan. Lea el texto completo en Artemisa
.
Comments:
Si la gente no discriminase no habría que gastar recursos en integrar a personas que, por derecho, deberían estar aceptadas.Extraño egoísmo el de los señores heterosexuales.
 
Vade Retro:

Tienes toda la razon en tu comentario. Pero la realidad es que lo hacen.
 
Post a Comment

Links to this post:

Create a Link



<< Home

This page is powered by Blogger. Isn't yours?

free web tracker
referer referrer referers referrers http_referer