Thursday, October 12, 2006

 
Clodovil Hernandes, el modisto gay y diputado brasileño

Provocador y famoso, el modisto brasileño Clodovil Hernandes fue el segundo candidato a diputado más votado en el estado de San Pablo elegido con casi medio millón de votos y sin un programa electoral definido ni campaña proselitista.
Desde ya, adelanto que no seré el héroe de los pobres. No me interesa ser aplaudido por un mendigo que nada entiende porque no tiene ni para comer, quiero que me aplaudan los que tienen las neuronas bien alimentadas y funcionando, mis iguales. Tampoco voy a masacrar a Lula, porque él es un anormal que no razona bien, que se compara con Jesús –lo dice así, de un tirón, Clodovil Hernandes. Todos lo conocen sólo por su nombre.
Fue el gran modisto brasileño de los 60, y sus trajes de novia aún hoy son recordados por todas las mujeres que fueron a las urnas el último domingo en Brasil. Ellas ayudaron a que fuera el cuarto diputado federal más votado en el país y el segundo en su estado, San Pablo, tras el ex candidato presidencial y ex gobernador Paulo Maluf.
Es homosexual declarado, aunque nunca se lo vio o fotografió junto a otro hombre en circunstancias políticamente incorrectas. Justifica su homosexualidad en una escena de su niñez relatada por él mismo: atrapó a su padre in fraganti teniendo sexo con otro hombre.
El éxito lo acompañó, y mucho, cuando conducía programas para la mujer en la TV brasileña de los 80, pero esto acabó: dos años atrás se quedó sin pantalla. Eso sí: sigue acompañado por sus perros, sus corbatas estrafalarias y sus batas de seda egipcia. Esto y su cultura mundana lo distinguen de todos sus colegas, a pesar de ser un autodidacta nacido en una familia humilde. Su inspirado español puede sorprender en un tête-à-tête, ya que habla horas sin pausa y sin perder la línea argumental. En su discurso, el término más sofisticado convive con la grosería más intensa apenas separados por un artículo o una preposición.
Sin temor a exagerar, se puede decir que es el brasileño más polémico. Colecciona enemigos y no le importan el status ni la preparación de sus contrincantes: siempre tiene su lengua viperina preparada para los improperios.

Fuente-agmagazine
Comments: Post a Comment

Links to this post:

Create a Link



<< Home

This page is powered by Blogger. Isn't yours?

free web tracker
referer referrer referers referrers http_referer