Friday, October 27, 2006

 
Sin alarde, candidatos brasileños buscan voto gay


Cuando casi 2,5 millones de personas se reunieron en Sao Paulo este año para la mayor manifestación gay del mundo, la celebración sirvió para recordar a los candidatos a la presidencia de Brasil el peso político cada vez más fuerte de los homosexuales.
A pesar de ser el país con la mayor población católica del mundo, Brasil es bastante liberal en términos de comportamiento sexual y cada vez más tolerante con su vibrante y poderosa cultura gay.
Hasta el candidato del opositor Partido de la Social Democracia Brasileña (PSDB), Geraldo Alckmin, un católico practicante, apoya el proyecto de ley, actualmente parado en el Congreso, que legaliza la unión civil entre personas del mismo sexo.
Esa postura le rindió algún apoyo entre los gay que participaron de la manifestación, pero, según organizaciones de defensa de los derechos de los homosexuales, la mayor parte de los homosexuales brasileños prefiere la continuidad en el poder del actual presidente, Luiz Inácio Lula da Silva.
"Yo diría que un 95 por ciento de los gay van a votar por Lula," dijo Luiz Mott, de 60 años, fundador del Grupo Gay de Bahia y defensor de los derechos de los homosexuales. Mott estima que en Brasil, que tiene 187 millones de habitantes, hay 18 millones de hombres y mujeres gay.
Muchos gay sospechan de Alckmin por causa de los nexos que se le atribuyen con el conservador grupo católico Opus Dei, según Mott, algo que el ex gobernador de Sao Paulo negó.
A pesar de que los candidatos a la presidencia han reconocido la importancia del voto gay, se mostraron cuidadosos al equilibrar su apoyo a los homosexuales con las exigencias de la Iglesia Católica.
Así, Lula y Alckmin, a pesar de apoyar la unión civil gay, evitaron respaldar el derecho al matrimonio pleno entre los homosexuales.
Grandes grupos brasileños de homosexuales masculinos dieron apoyo a Lula, incluso pese a que el presidente, quien gusta de hacer bromas, dijera una vez que la sureña ciudad de Pelotas podría expandir su economía exportando "maricas."

Poca exposicion en el congreso

Muchos miembros del Congreso, liderados por el diputado y ex guerrillero Fernando Gabeira, apoyan la causa de los homosexuales. En la actual legislatura cerca de 100 de los 513 diputados apoyan la libertad sexual.
Pero el nuevo Congreso, electo este mes, posee sólo un diputado declaradamente homosexual, el estilista Clodovil Hernández.
Los homosexuales apoyados por la Asociación de Gay, Lesbianas, Bisexuales y Transexuales, el mayor grupo de esa índole en Brasil, nunca fueron electos legisladores.
Salete Campari, un travestido de 37 años de edad que no consiguió ser electo diputado, culpa a la desorganización y a la ausencia de una red eficiente de recaudación de fondos por el fracaso electoral de los gay.
"La comunidad gay no tiene unidad, hay muchos grupos diferentes luchando por el control del movimiento," dijo Campari, quien se viste como Marilyn Monroe.
Campari afirmó dijo que se postulará nuevamente en futuras elecciones.
Algunos líderes gay se preocupan, en tanto, con la posibilidad de que sus conquistas políticas puedan perderse.
Clodovil Hernández admitió que no se esforzará para defender causas políticas y dijo que considera el matrimonio entre los homosexuales un pecado.
"Clodovil venció sin una plataforma o compromiso con las causas gay," dijo Paco Llisto, un periodista del sitio de internet MixBrasil. "Los electores de él no fueron gay. Quienes lo eligieron fueron las amas de casa de clase media y baja."

Fuente-Reuters
Comments:
No se por qué organismos como amnistía internacional o hasta los cascos azules no se ponen como bandera de lucha el que se respete este derecho humano fundamental a poder casarse con quien uno quiera y el legítimo derecho a adoptar por parte de las familias homoparentales.
 
Post a Comment

Links to this post:

Create a Link



<< Home

This page is powered by Blogger. Isn't yours?

free web tracker
referer referrer referers referrers http_referer