Thursday, November 02, 2006

 

Ilil Alexander
muestra lucha
de lesbianas

No callarás” documenta la vida de tres judías ortodoxas lesbianas. Su directora, Ilil Alexander, está en México para presentarlo durante el Festival de Cine Judío, pero aprovechará su estancia para viajar a Chiapas. Le han hablado de un pueblo donde las mujeres se encargan del gobierno y la vida. Es decir, de Juchitán.
"Quiero conocer algo más profundo de México, la vida cotidiana y en especial la cotidianeidad de este pueblo donde las mujeres trabajan mientras los hombres se encargan de labores de la casa. Pero también estoy interesada en la situación política de Chiapas."
Esta inquietud ha sido permanente en la carrera de Alexander: "Me interesa descuibrir la habilidad de las personas por cambiar su entorno y dirigir sus vidas".
Explica que la historia de su documental No callarás surgió, literalmente, por accidente.
"En el año de 1995 hubo una explosión de un autobús en Jerusalén, pero uno de los cuerpos nunca fue reclamado. Entonces descubrí que era una mujer lesbiana que había sido discriminada y expulsada de su comunidad ortodoxa."
Durante cuatro meses, la documentalista intentó ponerse en contacto con mujeres que viven en esta situación pero sólo recibió la respuesta de una de ellas. Así fue como comenzó el documental.
Pero aún entonces, su visión sobre el problema era precaria: "Pensaba en hacer una película sobre cómo estas mujeres eran discriminadas por sus comunidades, pero en el desarrollo del rodaje cambió la perspectiva. Ahora me doy cuenta que estas mujeres están dando una batalla para obtener la aceptación de sus ideas dentro de la comunidad". Es decir, que las lesbianas ortodoxas no son víctimas, sino combatientes de sus derechos humanos.
En ese sentido, su opinión sobre las comunidades ortodoxas es, irónicamente, heterodoxa.
Ella no piensa que los judíos ortodoxos deban cambiar su visión del mundo sino que, por el contrario, deben ser las comunidades seculares las que cambien su perspectiva.
"En el documental aparece un marido que actualmente permite que su esposa mantenga relaciones con su amante mujer. Es una apertura que dudo que pueda ocurrir en comunidades seculares. A veces, en nombre de la democracia se cometen acciones terribles y eso me parece una actitud hipócrita por parte de las sociedades democráticas y seculares". Julio Alejandro Quijano - El Universal
.

Comments: Post a Comment

Links to this post:

Create a Link



<< Home

This page is powered by Blogger. Isn't yours?

free web tracker
referer referrer referers referrers http_referer