Saturday, May 12, 2007

 
Lesbiana demanda a empresa

Desde marzo pasado el Movimiento de Integración y Liberación Homosexual (Movilh) ha recibido de manera inesperada cuatro denuncias por discriminación laboral que han afectado a dos lesbianas y dos gays.
Los casos del 2007 corresponden al 40 por ciento del total de las 10 denuncias conocidas desde el 2001 a la fecha. "Lo de este año es un aumento explosivo si se compara con años anteriores y demuestra la fuerte discriminación que padecen las minorías sexuales. Sin embargo, también es reflejo de que cada vez hay mayor valentía de los afectados para denunciar los atropellos y eso es positivo para el país ", sostuvo el presidente del Movilh, Rolando Jiménez.
Con el objeto de ayudar a los discriminados y aminorar la discriminación laboral, el Movilh denunció hoy los casos del 2007 ante la directora del Trabajo, Patricia Silva. "El fin es que las políticas públicas se hagan cargo de esta situación y contribuyan a su solución", dicen en el Movilh.
En específico el Movilh recordó a Silva que sólo ayer la Organización Internacional del Trabajo dio conocer en el mundo un informe que por primera vez llama a erradicar la discriminación que padecen las minorías sexuales en el campo laboral.
"Pedimos a Silva que considere las sugerencias de la OIT y que se avance en estrategias para reformar el artículo 161 del Código del Trabajo, pues al permitir el despido por necesidades de la empresa se abre la puerta a diversas arbitrariedades", agregó el activista del Movilh, Juan Hernández.
Los resultados de la cita fueron del todo positivos, por cuanto Silva se comprometió a emitir un instructivo a las direcciones provinciales del trabajo, de manera que estas estampes en sus certificados toda denuncia basada en la orientación sexual o la identidad de género. Esto, por cuanto una parte de los receptores públicos de la denuncias se negaban a acreditar la discriminación como causa de despido, por considerar que tal trámite debía efectuarse en los tribunales.
"Este instructivo es un nuevo triunfo de las minorías sexuales organizadas y nuevamente nos alegra haber sido los gestores de esta importante nueva política", añadió Hernández.
Junto con definirse trabajos conjuntos para perfeccionar leyes laborales, Silva repudió toda discriminación laboral basada en la orientación sexual o el género y lamentó que las denuncias por ese motivo "sean bajas ya que la gente no está acostumbrada a decir que fue discriminada por ser gay o lesbiana".

Demandan a emprsa y denuncian a obispo

Uno de los casos denunciados por el Movilh ante Silva es el de una mujer que trabajó durante 10 años como ayudante de cocina en casinos de la empresa de alimentos Sodexho, desde donde fue despedida por una razón que en nada se relaciona con su desempeño laboral.
La pesadilla comenzó el pasado 9 de marzo cuando, como había sido habitual durante una década, M.A.C.L llegó puntualmente a uno de los casinos de Sodexho ubicado en Carretera Panamericana Sur, Kilómetro 99, comuna de Requinoa, Rancagua.
A las 8:45 hora de ese día, la maestra de cocina y jefa directa de la afectada, Eugenia Riffo, notificó a M.A.C.L que estaba despedida por ser lesbiana. Y el aviso no fue pacífico, pues, según denuncia M.A.C.L, Riffo la insultó y ofendió verbalmente ante otras personas que presenciaron el hecho.
"Me explicó que me despedía porque soy lesbiana. Me insultó delante del público, causándome un grave daño psicológico, depresión, humillación y vergüenza y daño moral", denunció la afectada ante el Movilh,.
El caso de M.A.C.L es, a juicio del Movilh, "particularmente significativo por cuanto es el primero de su tipo conocido públicamente que ha afectado en el trabajo a una mujer lesbiana y es también es el primero que llega a tribunales, lo cual habla de una valentía inmensa por parte de esta mujer".
M.A.C.L fue alejada de Sodexho sin ninguna notificación por escrito. Tampoco fue indemnizada en el momento oportuno, como lo estipula la ley, por el despido sin previo aviso y por el mes de remuneraciones que le corresponde por cada uno de los 10 años de servicio. Además, tampoco le han pagado los 9 días trabajados en marzo pasado y se le adeudan montos por concepto de sus últimas vacaciones.
La primera acción de M.A.C.L para hacer frente a esta situación fue denunciar el hecho, el mismo 9 de marzo, ante la Dirección del Trabajo de Rancagua, donde el fiscalizador Mariano Eduardo Aliaga Salinas, tomó nota de lo sucedido.
Posteriormente, y en un hecho poco habitual en estos casos, la afectada entabló el 13 de marzo una demanda contra Sodexho, empresa representada por Carlos Andrés Nogueira Boettiguer. Por todos los pagos pendientes, M.A.C.L exigió en la demanda un pago de cuatro millones 385 mil 294 pesos. A ellos se suman, 10 millones "por haber sido objeto de discriminación" a raíz de su homosexualidad.
Lamentablemente, M.A.C.L no está en condiciones de costear la demanda, por cuanto hoy es cesante y su sueldo pasado de 221 mil pesos no le permitió ahorrar. El drama se agudiza porque la mujer ha intentado buscar trabajo, sin embargo, representantes de Sodexho, como era de esperarse, han dado malas recomendaciones de una trabajadora que durante 10 años fue su empleada.
"Mi situación económica es crítica. En todos lados me piden recomendaciones y cuando llaman a mi anterior trabajo, hablan mal de mí debido a la demanda que entablé. Estoy muy mal psicológicamente y me siento agobiada porque tengo que pagar mi arriendo" , se lamenta M.A.C.L.
El caso de M.A.C.L no es el primero del año. El Movilh recibió en abril pasado una denuncia de una profesora de religión que fue desacreditada en su trabajo a raíz de orientación sexual.
En concreto la profesora, cuya nombre se mantiene en reserva a su petición, explicó que su lesbianismo fue "denunciado" ante la una vicaría de educación en la zona central del país. Al reunirse con el obispo correspondiente, este en un hecho insólito le demandó que renunciara a su orientación sexual para ejercer sus funciones, al tiempo que el religioso se opuso a que la Vicaría entregara a la profesora un certificado de idoneidad para ejercer sus funciones.
"Esta profesora estaba desesperada, pero pudo salvar con éxito la situación. Siguiendo nuestras recomendaciones dialogó con el vicario que le correspondía y éste, en un clara muestra de cambio cultural, le indicó que no había impedimento para seguir ejerciendo sus funciones. Ahora debemos luchar por terminar con estos discriminatorios certificados de idoneidad, pues violentan las leyes", dijo la activista del Movilh, Sofía Velásquez.

Fuente:Opusgay
Comments: Post a Comment

Links to this post:

Create a Link



<< Home

This page is powered by Blogger. Isn't yours?

free web tracker
referer referrer referers referrers http_referer