Tuesday, August 21, 2007

 
Ciber pololas

En su edición aniversario, la revista lésbica española "Sales" publicó un reportaje en torno a las "Ciber novias", donde se relataba la existencia de chats especialmente diseñados para la búsqueda de parejas y en en el cual, además, las chicas lésbicas españolas, pagan una cantidad determinada de euros para este tipo de contactos. La magazine publicó el siguiente diálogo:

"- Noviaslesbianasenlared, ¿digame?

- Hola, buenas, busco una ciber novia

- Muy bien, ¿cómo la quieres?

- Mira, más o menos de mi edad, que se conecte de 7 de la tarde a 12 de la noche, más tarde no porque yo madrugo. Que no viva en mi ciudad, no sea que algún día me la encuentre en la calle y de momento, eso no me interesa. Que tenga webcamn, ADSL, ¡ah! y que viva sola. Que le guste el cine y que esté fuera del armario.

- Vale, ¿cuál es tu nick?

- Lesmoderna27

- Muy bien, déjame mirar , a ver, ¡ya está! te he encontrado "lesyotambiénmoderna28"

- Perfecto ¿y cupanto me va a costar?

- Son 30 euros la inscripción"

En Chile, pese a la existencia de empresas dedicadas a este rubro, especialmente al mundo gay, las lesbianas prefieren aquellos tradicionalmente reconocidos por ellas y de fácil acceso como el chat y los foros. A fines de la década del 90 y a principios del 2000, las lesbianas chilenas solían darse cita a través de páginas de contactos donde la temática era exclusivamente dirigida al ambiente de los homosexuales varones. Hoy sigue siendo una alternativa para quienes recién salen del clóset o para aquellas personas ávidas en conocer en términos estereotipadamente románticos a "la media naranja". La mayoría de estos "contactos" quedan para citas en cafés o pubs del ambiente, conocerse e intercambiar experiencias, y quién sabe para algo más.
"A mi me gusta encontrarme con otras lesbianas que tengan interés en la literatura, por ejemplo. Chateo - conversación virtual- un buen tiempo con ella para conocerla, saber sus gustos, etc. A diferencia de las otras, a mí no me importa mucho el físico, me interesa más sus intereses intelectuales", cuenta Ultrasónica, nick conocido en el mundo del chateo de Terra. Reconoce pasar las 24 horas del día "conectada".
Esta especie de adicción, no es compartida por "Carmen", quien para ella el Chat es un pasatiempo más "cuando no tienes ganas de salir a los bares o hace mucho frío en el invierno. Esto se convierte en un actractivo panorama". Cuenta que ha salido con algunas mujeres que ha conocido por este medio y quienes hoy, dice, son sus grandes amigas. "No busco pareja específicamente, sólo quiero conversar un rato, reirme y divertirme con el intercambio de experiencias, además esto resulta cómodo para quienes aún no salimos públicamente del clóset", señala.

Me gustas.com

Lesrain78 estaba sola en la sala "Chat de Lesbianas" cerca de la una de la madrugada cuando se conectó Lobitamarina. Sin haberse topado jamás, comenzaron a charlar sobre su música favorita. Luego, se dio "una quimica" virtual que pocas veces, dice Lesrain78, sintio con otras chicas. "Fue algo casi mágico, estuvimos hasta las 6 de la madrugada y seguimos así un par de días porque considerabamos que era muy pronto conocerse en persona", indica.
Agrega que las dos estaban paralizadas por el miedo de no gustarle a la otra, pero que sin embargo, una vez que se vieron, la quimica en persona continuo de la misma manera. Hoy llevan dos años juntas, y ya compraron una casa, un auto y tienen planificado tener familia. Para eso viajarán a Argentina a alguna clinica de inseminación artificial. Para Lesrain78, el Chat es realmente una alternativa para muchas lesbianas que se siente solas.
"Sé que hay muchas criticas que se le hace a este ambiente, pero he conocido a un montón de lesbianas que llegan muy deprimidas, muy solas y cuando conocen esto, se asumen de lo más felices. Siento que este mundo virtual fue una gran puerta que se le abrio a muchas lesbianas que están dentro del clóset con mucho miedo", plantea.

La vida virtual no es color de rosa

Pero no todo es color de rosa en el mundo virtual. El premiado corto "Flores en el Parque (o los primeros besos)" de la argentina Mariel Macia grafica muy bien el miedo que pesa en muchas jóvenes y adultas en querer dar sus nombres o encontrarse en algún lugar. El final del corto donde una de las personajes remata con que "en realidad mi nombre no era Anita", es conocida por muchas ciber pololas.
El nick "Patita", por ejemplo, despotrica contra el chat y contra el ambiente lésbico en general. Dice que han jugado con sus sentimientos, porque muchas de ellas no son quienes dicen ser trás una pantalla y un teclado.
"A mí me han pasado tallas muy fomes. Una vez resultó que era un hombre el que me dio cita y todo el rato me estuvo hablando como mujer. De eso hay muchos en los chats y foros, se filtran, no sé para qué. También hay un tipo que entra al chat que dice que es "lesbiano", al más puro estilo The L Word, la serie, y que le gustan las lesbianas pero él vestido como mujer. Algo muy freak, en realidad", relata.
Sin duda, la experiencia más desagradable para Patita fue cuando inicio una relación con un chica que conoció en el chat y terminó acosándola y contándole a toda su familia respecto a su lesbianismo, cuando ella estaba tomando el proceso con calma.
"Eso no se lo perdonaré nunca, porque no correspondía. Esa experiencia me hizo retraerme del ambiente y buscar mejor amistades por otros lugares, aunque lamentablemente, y eso es bueno decirlo, todas se conocen por intermedio del chat. Cuando ves a un montón de lesbianas en un bar, todas juntas, ten por seguro que es una de esas juntadas del Foro o del Chat", dice.

Glorario:
Nick: sobrenombre o como la mítica "chapa" de los 80, pero en este caso en el mundo virtual
Chat, chateo: ventanas con salas de conversación virtuales
Foros: Distintos temas para debatir y compartir, también utilizado para "contactos"


Fuente:Rompiendo el silencio
Comments: Post a Comment

Links to this post:

Create a Link



<< Home

This page is powered by Blogger. Isn't yours?

free web tracker
referer referrer referers referrers http_referer