Monday, August 27, 2007

 
En busca de los genes de la homosexualidad


Estudio buscará patrones en muestras de mil parejas de hermanos gays
La investigación arrojará luz sobre las bases biológicas de la conducta de género
.
.
Se llama Estudio Genético Molecular de la Orientación Sexual, y aunque en teoría es sólo una búsqueda de las bases genéticas de la homosexualidad, sus resultados podrían iluminar el más vasto espectro de la sexualidad humana: qué es el género, cómo se define, determina y desarrolla.
El asunto es polémico, sobre todo porque amenaza a grupos religiosos y conservadores con la posibilidad de probar científicamente que la homosexualidad tiene base biológica, que no es una opción libremente elegida sino innata y, en particular, que no es una patología.
Encabezado por Alan Sanders, psiquiatra de la firma Evanston Northwestern Healthcare, el estudio espera recolectar muestras de ADN (en sangre y saliva) y datos sociológicos de mil parejas de hermanos varones homosexuales, diez veces más que cualquier estudio parecido. La esperanza es que con las poderosas herramientas del análisis genético sea posible definir que la orientación homosexual nace de la biología.
Timothy Murphy, asesor de bioética del equipo de trabajo, dijo que en caso de existir una base genética para la orientación sexual, tarde o temprano saldrá a luz. “No es cuestión de si debemos o no hacer esta investigación; se trata de que nos aseguremos de estar preparados para proteger a las personas de usos insidiosos de esta ciencia”, dijo.
El consenso científico es que la orientación sexual tiene al menos una determinación biológica parcial, según un recuento del caso que hizo Robert Mitchum en el Chicago Tribune. Muchos estudios han sugerido que la homosexualidad tiene causas a la vez genéticas y ambientales. Por ello desde hace década y media se han empezado a buscar regiones del genoma donde pudiera haber coincidencias de interés.La idea del estudio es comparar los genomas de hermanos homosexuales, que comparten la mitad de sus genes, para detectar áreas que aparezcan en los dos con una frecuencia no explicable por el azar.
Ello indicaría que uno o más genes de la región podría estar vinculado a la orientación sexual.Los primeros estudios al respecto buscaron en grupos muy pequeños para ofrecer resultados confiables. Por eso el nuevo estudio, iniciado en 2001, quiere llegar a mil parejas de hermanos gays, y para ello ha reclutado voluntarios en todos los foros y medios apropiados.
Según Mitchum, hasta ahora el equipo tiene datos de poco más de 600 juegos de hermanos, y algunos centenares más están en proceso de completar sus muestras o sus cuestionarios.El estudio que se desea hacer es un estudio de correlación que permitiría identificar regiones de interés para luego hallar los genes presentes y traducir ello a proteínas, hormonas y, eventualmente, conductas.
Es demasiado temprano para saber adónde conducirá el esfuerzo: el estudio podría hallar genes que produzcan hormonas, o que regulen el desarrollo sexual, o que afecten algún sistema distinto. La moneda está en el aire. En todo caso, vaticinó J. Michale Bailey, profesor de psicología de la Universidad Northwestern que sí participa en el estudio, los genes que se encuentren “probablemente harían su trabajo afectando la diferenciación sexual del cerebro durante la vida prenatal”.
La pesquisa apenas está empezando pero ya se debaten las posibles implicaciones. Por ejemplo, para los científicos, hallar una base genética de la homosexualidad acabaría con las discusiones acerca de si es una opción o una tendencia innata.Sanders dijo que han hablado con muchas personas que ven al estudio como una posible fuente de pruebas de una noción que todos comparten: “que la orientación sexual es influída por eventos muy tempranos que están fuera de su control”.
Dijo también que en la medida en que crecen las pruebas de que hay una predisposición biológica a la homosexualidad, en esa misma medida crece la aceptación social.
Uno de los voluntarios del estudio, Jason Palmer, confió en que se obtengan pruebas de una base biológica que ayuden a cambiar opiniones sólidas. “Nuestros oponentes más fuertes están en la derecha religiosa, muchos de quienes creen que Dios no comete errores. Si es un factor genético y se demuestra, quizá muchos de ellos puedan aceptar a los homosexuales”.
A otros les preocupan los posibles usos políticos o médicos de una confirmación así. Si se prueba que hay genes detrás de la homosexualidad, algunas fuerzas sociales podrían desear que se “corrija” o se “cure”, en el mejor de los casos, y en el peor, que se hagan pruebas prenatales para “acabar con el problema” antes de que se presente.“Para mí las personas que dicen: ‘No deberíamos saber X porque saber X es peligroso’ son las peligrosas”, consideró Bailey. “No han aportado buenas evidencias de que conocer cosas es arriesgado; es la ignorancia lo que nos arruina”.
En todo caso, conocer las causas de la orientación sexual es un importante objetivo científico que nos ayudará a conocer mejor quiénes somos, independientemente de la orientación sexual.
.
Un voluntario
.
Gregg Mierow es uno de seis hermanos varones, tres de los cuales son homosexuales. Hace cuatro años vio en una pancarta una invitación y se ofreció voluntario para participar en el Estudio Genético Molecular de la Orientación Sexual.“A mí me parece que es algo innato. No creo que haya estado implicada una decisión, me pareció muy claro incluso cuando éramos muy pequeños”, dijo Mierow al Chicago Tribune. Confió en que la ciencia pueda lograr resultados sin afectar a los homosexuales. “Siento como que tengo más confianza en la ciencia”, dijo Mierow. “Parece que mucha de la intolerancia viene de la religión”. Fuente: Milenio
.

Comments: Post a Comment

Links to this post:

Create a Link



<< Home

This page is powered by Blogger. Isn't yours?

free web tracker
referer referrer referers referrers http_referer