Friday, December 14, 2007

 
Mi hij@ ya lo sabe

Las madres lesbianas enfrentan un dilema cuando ven a sus hij@s crecer en una familia que se diferencia a la impuesta y entonces surge la pregunta: ¿cuándo debo contarle sobre mi sexualidad? ¿se lo diré o lo mantendré oculto? ¿es mejor enfrentarlo desde pequeñ@s? cuatro mujeres que tienen esa experiencia, nos dan a conocer su decisión.
Camila quedó sorprendida, no podía creer lo que estaba escuchando. Sentada frente a su pequeña hija de 5 años, Florencia, no sabía si reir, llorar o mantener la serenidad y no ilusionarse. Optó por lo segundo. Continuo escuchando su monólogo mientras la pequeña dibujaba en su cuarderno:
- Mami, ¿quiéres que te dibuje a ti pensando en Pascal? - le dijo la niña distraida haciendo alusión al nombre de su actual pareja - porque yo sé que ella te gusta - arremetio. Totalmente pasmada, Camila y su pareja continuaron preguntándole a la niña con mucho cuidado. "Tú le gustas a mi mamá y ella te gusta a ti", insistia. Las dos le preguntaron qué tipo de parejas existían para ella y la niña respondio: mujer hombre, hombre y hombre y mujer con muje". Ya todo estaba claro.
El proceso de contarle a los hij@s de parejas del mismo sexo sobre su orientación sexual, es un tema dificultoso, porque frente a una sociedad intolerante con las diferencias y que enaltece la familia heterosexual, ese pequeño paso puede transformarse en un infierno. Y más aún, cuando se tiende a mistificar la infancia con el pretexto de mantener la inocencia en el marco de un discurso conservador.
"La maternidad se vincula al matrimonio, la heterosexualidad y al parentesco. A su vez, las lesbianas son caracterizadas como seres no procreativos, por lo que el tema de la maternidad lésbica se presenta de manera desconcertante para muchas", dice la teórica mexicana, Sara Espinoza quien ha dado conferencias del tema en su país.
Así, esta autora clasifica la maternidad lésbica en aquellas que tuvieron hij@s antes de asumirse como lesbianas y las que, por opción, han decidido tenerlos. De ambas, hay muchos casos, sobretodo en Chile, pero todas tienen una historia que contar como le pasó a Camila quien además participa en los talleres de Maternidad organizados por la Agrupación Lesbiana Las Otras Familias.

"Ya no es problema para ella"

Eva, por su parte, dice que su hija Isabel, de 7 años, lo sabe hace un par de años y hasta el momento "no ha sido un problema para ella ".
"Le conté que amaba a una mujer. Hubo un período de ajustes, la llevé a un par de sesiones con una psicóloga quien me afirmó que tal ajuste y conflicto de ella iba por el tema de los celos que tenía hacia mí, pero en la actualidad, ella entiende que el amor no tiene colores o sexo, sino que se trata de dos personas que se quieren y quieren estar juntas", cuenta.
Agrega que mientras más pequeños y pequeñas son esos hij@s, es mejor develar la sexualidad. "Pero depende mucho de cómo viva la misma mujer su lesbianismo, porque eso se lo transmite a los menores, quiero decir, que se tiene que vivir de forma natural, sin culpas ni vergüenza. Además, ella comparte con otras madres lesbianas que también tienen hij@ y eso la hace sentir que no es la única".
Tal como Camila, ella también considera que hay mucho miedo entre las lesbianas que son madres a contarles a sus hij@s por el rechazo que esto pueda ocasionar "también hay miedo a un alejamiento y claro, miedo a un posible problema judicial a futuro", añade.
En este punto, Camila explica que esa es la razón por la cual le indicaron a Florencia no difundir que tenía dos mamás. "Por los problemas que pueda tener en el colegio y porque yo todavía estoy peleando por la tuición de mi hija ante tribunales, donde tengo que negar mi condición", indica (ver reportaje RS "Madres lesbianas en alerta" del mes de agosto 2007).

"No he podido contarle"

Janet respira y asume que el tema le incomoda. Ella aún no se lo ha contado a su hija Amelia, pero no porque considere que no se deba, sino porque simplemente no ha podido hacerlo: no vive con ella, sino con sus abuelos, quien al enterarse de su lesbianismo han hecho todo para que no se quede con su hija.
"Me da terror pensar qué pueda pasar si se lo cuento, ya que no estoy con ella y no tendría las herramientas para contenerla ni apoyarla", afirma. Reconoce, eso si, que es un tema pendiente y que la niña, de actuales 6 años, continuará su crecimiento. "Opino que hay que naturalizar el tema, porque si lo ocultas por mucho tiempo, ya le estás indicando que es algo no aceptado por tí misma", aduce.
Hay otras madres, con hij@s de más edad, que asumen un proceso una vez que han crecido y tienen cierta facultad para entender lo que ahí pasa. Muchas de ellas, se lo dejan al tiempo o que la misma niña o niño se de cuenta por sí mismo. Algunas especialistas ponen reparos en esto, indicando que a veces puede resultar perjudicial, motivando incluso aún más el rechazo, ya que ellos o ellas pueden haberse sentido engañados.
Carmina comparte el hijo de 12 años de su actual pareja. Ella cuenta que el chico no lo sabe en teoría, pero que lo instuye. "Sabe que hay mucho cariño, mucho respeto, que remamos en el mismo bote y que formamos una familia, que es el punto más importante".
A ambas les cuesta enfrentar este tema con el niño, pero Carmina dice que su madre biológica está esperando el momento adecuado para enfrentarlo. "Queremos que se le forme un poco más el criterio y que pueda entender la relación en base a lo que ha visto en su formación y en su hogar, en lugar de lo que se pueda ver en la televisión o cómo forma de morbo de los hombres".
No obstante, son cada vez más las parejas que asumen sin culpa este proceso. "Primero te ven con una persona mucho, luego te van viendo más. Al final, un día les tomé y les dije: "Ella y yo nos queremos mucho y vamos a vivir todas juntas".Y, conociendo la verdad, crecieron como quien oye llover", relató una pareja de españolas a la prensa de ese país.

"¿Para qué un padre?"

Las madres lesbianas tienen que enfrentar estructuras heteronormativas donde los roles están delimitados a una madre y un padre. Frente a eso, quienes atacan la maternidad lesbiana argumentan que la ausencia de la figura paternal le podría traer consecuencias a esos niños y niñas que crecen en familias homoparentales. ¿Es tan así?
Camila dice que definitivamente su hija Florencia no necesita de un padre cercano. "Pero si la sociedad está llena de estereotipos masculinos", plantea. Eva por su parte subraya que para ella es necesaria, "pero para eso se me exige estar con el padre".
"Chile está lleno de padres de hijos separados y no por eso estos niños no tienen una imagen paterna; la relación que ella tenga con su padre depende mucho de la madurez de los padres para enfrentar la separación y que un niño crezca siendo críado por dos mujeres, no excluye que pueda tener una relación positiva con su padre, eso depende de los adultos. Ahora, en el caso de las inseminaciones artificiales (que entiendo en Chile para lesbianas no hay), pienso que la imagen masculina está super presente en nuestra sociedad y no porque no haya un padre biológico varón viviendo en casa los niños no van a tener una "imagen masculina" puesto que siempre existen los tíos, abuelos, profesores u otras figuras masculinas que pueden ser significatvas en su vida", afirma.
Carmina, por otro lado, también concuerda con lo anterior. "Esta imagen paterna se le puede enseñar una mamá, porque puede ser un papá tambien en el sentido que ella puede tener la confianza con su hijo para hablar. Esto sólo se puede lograr con una buena comunicacion a temprana edad y confianza", añade.

Fuente: Rompiendo el Silencio
Comments: Post a Comment

Links to this post:

Create a Link



<< Home

This page is powered by Blogger. Isn't yours?

free web tracker
referer referrer referers referrers http_referer