Wednesday, March 19, 2008

 
El rastro londinense del VIH

Como si fueran los protagonistas de la serie 'CSI' y utilizando un método que en nada tiene que envidiar al que emplean en la ficción Grissom y compañía, unos investigadores de la Universidad de Edimburgo han sido capaces de reconstruir el camino que ha seguido en Londres el virus de la inmunodeficiencia humana (VIH) a la hora de infectar a los hombres que mantienen sexo con otros hombres.
El profesor de genética evolutiva Andrew J. Leigh Brown y sus compañeros de investigación analizaron y compararon las secuencias genéticas del VIH obtenidas de las muestras sanguíneas de 2.126 pacientes seropositivos, la mayoría homosexuales, que entre 1997 y 2003 acudieron al Hospital Chelsea y Westminster, la mayor clínica británica que atiende a personas con VIH.
Los resultados de este trabajo, publicados en 'PLoS Medicine', muestran que 402 pacientes estaban infectados con la misma cepa del virus (subtipo B) y las diferencias genéticas entre ellos no superaban el 5%, lo que quiere decir que estos individuos estuvieron en contacto estrecho unos con otros.
Un análisis más detallado ha permitido a los autores identificar la procedencia concreta de este virus. Así, explican que su origen se encuentra en seis grupos de hombres, con poco más de 10 individuos cada uno, que mantenían contactos sexuales esporádicos a finales de la década de los 90.
Además, los investigadores han sido capaces de descubrir que "al menos el 25% de los contagios se produjo durante los primeros seis meses de la infección de una persona, mientras que el resto de las transmisiones ocurrieron en un periodo de tres o cuatro años a partir de 1995.
"Comprender cómo se ha propagado el VIH es vital para controlar la epidemia", declara a elmundo.es el profesor Leigh Brown. "Con nuestra aproximación, para la que hemos utilizado una técnica conocida como 'filogenética molecular', hemos descubierto que la transmisión del VIH entre homosexuales se produjo frecuentemente entre grupos de individuos que quedaban para mantener relaciones, formando mini-epidemias en las cuales el virus se propagaba a muchas personas en cortos periodos de tiempo", añade este experto.

Estrategias más efectivas

El estudio viene a confirmar que el rápido crecimiento de la epidemia de sida en Londres durante los últimos años de la década de los 90 se produjo, en parte, por la rápida transmisión del virus en los grupos de contacto sexual ocasional, donde la infección pasaba de uno a otro en cuestión de meses.
Los autores indican que la información sobre las redes de contactos sexuales puede servir, primero, para alertar a aquellas personas que participaron alguna vez en uno de estos grupos y que no se han hecho las pruebas del sida, así como para desarrollar estrategias de prevención más efectivas y orientadas a estas comunidades, en las que parece que la percepción del riesgo ha disminuido, ya que hasta el 45% de los varones que tienen relaciones con personas de su mismo sexo reconoce haber mantenido un contacto anal sin protección durante el último año.
"Una de las preocupaciones que genera esta forma de transmisión del virus es la posibilidad de que surja una epidemia de virus resistente a los fármacos, aunque de momento no hay ninguna evidencia de que haya sido así", señala el profesor de Edimburgo.
Un comentario que acompaña al estudio, firmado por Christopher D. Pilcher, de la Universidad de California (San Francisco, EEUU), indica que si estos resultados se confirman con otros estudios, el descubrimiento debe llevarnos a "elaborar nuevas estrategias de control y prevención".

Fuente: El Mundo
Comments: Post a Comment

Links to this post:

Create a Link



<< Home

This page is powered by Blogger. Isn't yours?

free web tracker
referer referrer referers referrers http_referer