Tuesday, June 24, 2008

 
La solidaridad de los seropositivos


¿Por qué una persona decide aceptar los riesgos sanitarios y las incomodidades que conlleva la participación en un ensayo clínico? ¿Por qué continúan en él aunque formen parte del grupo de control, que no se beneficia del tratamiento en experimentación? Un equipo del departamento de bioética de los Institutos Nacionales de Salud de Bethesda (EEUU) ha intentado responder a estas cuestiones con un grupo de pacientes seropositivos. Sus conclusiones dicen que la posibilidad de sacar algún beneficio personal y la oportunidad de ayudar a los demás son las principales motivaciones.
Los autores preguntaron a 582 pacientes con VIH, de Brasil, Argentina y Tailandia, que participaban en la fase III del ensayo ESPRIT (que compara la terapia con antirretrovirales con esta terapia más la proteína interleukina-2) qué les impulsaba a involucrarse en un ensayo así. De los que respondieron, 292 estaban en el grupo que recibía la interleukina y 290 en el que tomaba únicamente antirretrovirales.
Los resultados de su encuesta, que publica la revista 'Archives of Internal Medicine', indican que más del 80% señaló como "una razón muy importante" para continuar en el ensayo la oportunidad de obtener algún beneficio médico propio y también la oportunidad de contribuir a la sociedad. Asimismo, un 84% expresó su orgullo por "ayudar en el avance del conocimiento científico".
El orden de importancia de las motivaciones varió dependiendo del grupo en el que participara el individuo. Quienes recibían el tratamiento experimental (la interleukina-2) señalaron como razón más importante "la posibilidad de aumentar sus defensas gracias al producto en investigación", seguida de "encontrar mejores tratamientos para los pacientes con VIH en sus países de origen". Sin embargo, en el grupo de control esta segunda opción pasó a primer lugar, seguida de "encontrar mejores tratamientos para las personas de otros países" y, sólo en tercer puesto citaron "mejorar sus defensas".
El estudio concluye que "el hecho de que los participantes estuvieran motivados por obtener un tratamiento para una enfermedad, el sida, que es de por vida, no excluye que también se sintieran animados por la posibilidad de ayudar a los demás".

¿Conejillos de indias?

Algunos autores han criticado que en ocasiones los investigadores que hacen los ensayos clínicos tratan a los participantes como si fueran objetos o conejillos de indias, a quienes usan para beneficio de los demás sin preocuparse por sus propios intereses o necesidades.
David Wendler, el autor de este trabajo, indica que a veces se dan casos de explotación, principalmente cuando el participante no se beneficia en nada de su implicación en el ensayo. Wendler considera que estas situaciones ocurren, sobre todo, "cuando la persona no conoce bien en qué consiste el ensayo ni cuáles son sus riesgos reales".
Para averiguar las sensaciones de los seropositivos que participaban en el estudio ESPRIT, los investigadores les preguntaron cómo consideraban su papel en el ensayo. El 42% se definió a sí mismo como participante y la tercera parte como un paciente. Sin embargo, un 3% confesó sentirse como un 'conejillo de indias' y pensaba que estaba siendo utilizado de manera inapropiada.
Wendler afirma que "es posible realizar ensayos en los países en vías de desarrollo sin explotar ni aprovecharse de la gente, pero es necesario que los individuos no subestimen los riesgos de su participación ni exageren los potenciales beneficios, que entiendan bien en qué consisten las distintas fases de un ensayo (I, II y III) y que sepan que no les están ofreciendo un tratamiento individualizado, sino que forman parte de una prueba".

Fuente: El Mundo
Comments: Post a Comment

Links to this post:

Create a Link



<< Home

This page is powered by Blogger. Isn't yours?

free web tracker
referer referrer referers referrers http_referer