Sunday, November 30, 2008

 

Los Salesianos editan un libro de autoayuda para dejar de ser homosexual

"Ni la homosexualidad, ni tampoco la heterosexualidad se pueden curar"

La editorial Central Catequística Salesiana, propiedad de la organización católica de religiosos y laicos los Salesianos, ha editado este mes de noviembre Una historia sobre el maltrato y la homosexualidad, libro en el que la autora, Marta Lozano, “ex homosexual y actual mujer libre y feliz” ofrece una serie de consejos para todos “aquellas personas que viven atormentadas por un sentimiento de vergüenza y de culpabilidad, que se sienten excluidas o diferentes, bien sea por haber sido víctima de una violencia física o psicológica en el hogar, o por experimentar una atracción homosexual no deseada ni buscada”.
Así, equiparando la homosexualidad con la violencia de género, esta autora, con el patrocinio de la Iglesia católica, narra “cómo recuperó la paz tras lidiar por años con sus propias tendencias”, tal y como ha confesado a la agencia ACI Prensa. Relaciones de segunda En Una historia sobre el maltrato y la homosexualidad, Marta Lózano parte de la base de que las relaciones sexuales homosexuales “nunca serán iguales ni comparables a las heterosexuales” ya que las primeras “siempre carecerán de la capacidad de engendrar una nueva vida”. “Por presión o por desdén” Asimismo, la autora cree conveniente distinguir entre “orientación homosexual” y “comportamiento homosexual”, ya que considera que “hay personas que puedan sentir deseos homosexuales sin llevar a cabo conductas de tipo homosexual, mientras que existen hombres o mujeres que tienen relaciones sexuales con personas de su mismo sexo por presión, por desdén o por probar algo diferente”.

Peligro por los “pro-gay”
En este contexto, Lozano advierte del peligro que está ocasionando la “corriente pro-gay predominante en muchos países occidentales”, al generar una mayor “aceptación, incitación y proliferación de actos homosexuales”. “Creo que los más perjudicados por este adoctrinamiento falsamente liberador pueden ser los adolescentes o aquellas personas sin una madurez afectiva, que acaban considerando que llevar a cabo comportamientos homosexuales no tiene ningún peligro, es divertido y podrá saciar tu necesidad de sentirte amado. Sin embargo, creo que no hay nada más alejado de la realidad”.
“Reconducirse”
Argumentos igualmente escandalosos utiliza la autora cuando relata que la homosexualidad “puede reconducirse en muchas ocasiones hacía una heterosexualidad, tal y como lo prueban numerosos testimonios”.

Dios “Tu vida puede cambiar.
Pero para ello es imprescindible abrir tu corazón y buscar ayuda. Este es el primero paso para emprender un camino que puede devolverte la libertad y la dignidad, unos valores impregnados por Dios en lo más profundo de cada ser humano y que ninguna persona, circunstancia o conducta, por dolorosas o graves que puedan parecerte, podrán arrebatarte jamás”, apunta con total impunidad Marta Lozano.

“El camino”
En este libro editado por los Salesianos, Lozano también ofrece datos sobre “el camino de retorno” hacia la “dignidad y libertad” que emprendió hace tiempo. La autora asegura que “sentía soledad, odio, dolor, tristeza, miedo, culpabilidad y vergüenza, tanto por la situación de maltrato vivida, como por los deseos homosexuales que experimentaba (…) hasta que un día descubrió que aquella carga era demasiado pesada, que no podía soportarla por más tiempo, que estaba a punto de explotar y que necesitaba ayuda”.

“Barbaridades”
Para el presidente de la Federación Estatal de Lesbianas, Gays, Transexuales y Bisexuales (FELGTB), Antonio Poveda, este libro “es todo lo científico que pueden llegar a ser ciertos sectores de la jerarquía católica. A estas alturas, que una institución como la Iglesia afirme este tipo de barbaridades no es novedoso, pero evidencia la necesidad de que lo religioso salga de la escuela”.

Homofobia interiorizada
Poveda también señaló a El Plural que esta mujer siente soledad, odio, dolor, tristeza, miedo, culpabilidad y vergüenza porque sufre las consecuencias de la homofobia interiorizada. “La autora sufre la presión de la homofobia y se siente culpable por su orientación sexual”. Familias Asimismo, el presidente de la FELGTB precisó que los homosexuales “no son estériles y por tanto sí que pueden tener hijos y formar familias, aunque estas sean discriminadas por la Iglesia católica”.

No se curan
Por último, Poveda explicó que “ni la homosexualidad, ni tampoco la heterosexualidad se pueden curar”.
por José María Garrido en El Plural
.

Comments: Post a Comment

Links to this post:

Create a Link



<< Home

This page is powered by Blogger. Isn't yours?

free web tracker
referer referrer referers referrers http_referer