Sunday, January 18, 2009

 
Chico busca a chico con fines serios



Tres años y medio después de ser aprobada en España la ley de matrimonios entre homosexuales, Galicia cuenta con la primera agencia de contactos matrimoniales para personas del mismo sexo: Lazos, con oficinas en A Coruña y Vigo. "Comprobamos que había demanda. Algunas personas nos preguntaban en las entrevistas si teníamos ese servicio", así que lo pusieron en marcha el pasado mes de diciembre, explica su director gerente, Jorge Jiménez. Los potenciales clientes homosexuales en busca de pareja estable deben responder a un exhaustivo formulario que incluye preguntas relativas a su físico y a sus intimidades en la cama
La puerta está abierta. Es un pisito arreglado y moderno, en la segunda planta de un edificio vulgar. Es cálido y luminoso. En el despacho del director, Jorge Jiménez, lo primero que advierte el ojo es una reproducción a gran tamaño de un discóbolo clásico. Su presencia no es nueva. Está en Lazos desde hace tiempo, antes de que esta agencia matrimonial -una de las primeras de Galicia- abriese una sección para parejas homosexuales. Hay un gran ficus, un carrito con bebidas al lado de un sofá y cuadros en la pared. En una vitrina, colecciones de discos y libros que venden en los quioscos: música clásica y moderna, y de temas variopintos: salud, yoga, plantas, viajes y hasta una novela de Ana María Matute.
Jorge Jiménez y la psicóloga Ainhoa Varela reparten su tiempo en el negocio matrimonial. Los primeros días de la semana atienden en la sede coruñesa de la calle Manuel Murguía, y los viernes y sábados, en Vigo, en la calle Urzáiz, aunque internet y la telefonía celular han cambiado los hábitos y cada vez es menos necesario un espacio físico. Pero un despacho siempre da seriedad.
Creada en 1992, Lazos se ha rendido ahora a la evidencia y desde el pasado mes de diciembre se hace cargo de la demanda de gays y lesbianas que buscan pareja más allá del ligue nocturno en un bar de ambiente.
El escaso tiempo transcurrido y las navidades no permiten todavía extraer conclusiones sobre su éxito. La base de datos es prácticamente inexistente aún, aunque ya constan varias solicitudes para formalizar la matrícula.
"Montamos una sección para gays (www.lazos.gay.es) porque comprobamos que había cierta demanda. Algunos clientes nos preguntaban en las entrevistas si teníamos ese servicio y nos pareció adecuado abrirlo", explica Jiménez.
"Somos la primera agencia especializada en Galicia, que siempre va con retraso en estos temas. Ya no nos podrán llamar retrógrados", agrega.
En su corta experiencia, el director de Lazos ya ha observado que también entre los homosexuales las chicas son más retraídas que los varones, a los que les cuesta menos lanzarse en busca de pareja -en este caso- duradera. "El 75% de los solicitantes son chicos, las lesbianas son más recelosas", comenta.
Tres años y medio después de la aprobación de la ley de matrimonio homosexual, en junio de 2005, era lógico pensar que también un gay o una lesbiana pueden tener necesidad de recurrir a un intermediario que les ayude a encontrar una pareja estable o alguien con quien casarse. O, simplemente, facilitar amigos.
¿Pero tiene sentido esa pretensión con la imagen de promiscuidad que se le atribuye al gay? "Ese es el tópico", responde Jiménez. "Nosotros facilitamos contactos amistosos pero siempre orientados hacia una pareja estable. Se trata de gente que no tiene amistades y las busca o que directamente busca pareja. Para sólo sexo ya están las páginas en internet y anuncios en prensa".
Lazos ha editado un formulario específico para la clientela homosexual, con páginas en rosa. "Son formularios más completos porque es una clientela más exigente", dice Jiménez.
Así, a parte del perfil psicológico, gustos, aficiones, nivel económico y cultural y otros asuntos de carácter ético, comunes para todos los grupos, abunda en datos físicos que no figuran en el formulario para personas heterosexuales: estatura, peso, complexión, color de ojos y de pelo, densidad del cabello, tez, raza, descripción del aspecto físico, si usa gafas o lentillas o tiene algunas enfermedad o patología.
Los hombres deben indicar cuánto vello tienen en el pecho -mucho, poco o regular- o si tienen bigote y barba, aunque tanto a gays como a lesbianas se les inquiere sobre los comportamientos sexuales.
Además de interrogar al potencial cliente en busca de pareja si tuvo contactos homosexuales con anterioridad también se le requiere por la importancia que para él tiene la sexualidad.
¿Frecuenta lugares de ambiente?, ¿es activo o pasivo?, ¿tiene ademanes femeninos/masculinos?, son otras de las intimidades a las que deben responder quienes busquen pareja del mismo sexo con fines serios.

Fuente:La Opinion
Comments: Post a Comment

Links to this post:

Create a Link



<< Home

This page is powered by Blogger. Isn't yours?

free web tracker
referer referrer referers referrers http_referer