Monday, June 29, 2009

 



40 años de Orgullo gay




Tree habrá contado su historia cientos, si no miles de veces. El altísimo septuagenario atiende la barra del famoso Stonewall Inn de Nueva York, el bar de Greenwich Village donde hace 40 años, la noche al 28 de junio de 1969, se produjeron los disturbios que marcaron el comienzo del movimiento del orgullo gay.
"Acabo de cumplir los 70", confiesa Tree. "Tenía justo 30 cuando comenzó la rebelión". El hecho de que esa noche se encontrara en el Stonewall no fue casualidad. El bar, entonces oculto tras ventanales pintados de negro y en el que hacía falta una contraseña para entrar, era el único lugar de Nueva York donde dos hombres podían bailar juntos.
"Naturalmente estaba prohibido", explica Tree. Motivo suficiente para que al menos una docena de sus noches en el Stonewall acabaran entre rejas.
Las redadas policiales formaban parte del día a día en los 60. No se orientaban tanto contra gays, lesbianas y travestis como contra los propietarios del Inn, entonces en manos de la mafia. Los policías del Distrito Seis cobraban los correspondientes sobornos para hacer la vista gorda durante unos días. Hasta que la cadena se rompió.
En aquella noche de junio, que terminó con ventanas rotas, contenedores en llamas, sirenas, porras, un ejército de detenidos y las calles llenas de simpatizantes y curiosos, el cuartel general de la policía neoyorquina decidió actuar contra la mafia del Stonewall. "Por el lavado de dinero, los desaparecidos, muertos y heridos", explica Tree, para el cual, sin embargo, sigue siendo un misterio qué terminó por precipitar la confrontación.
"Hacía calor", recuerda, "y nos sentíamos frustrados". Como de costumbre, en horas avanzadas el bar había comenzado a diluir la cerveza con agua. "Los camareros no podían despachar buen alcohol porque los dueños estaban ahí".
De modo que Tree se cambió de sitió al 'Mama's Chicks y Ribs', en la misma calle, junto con sus amigos Charlie, Frankie, Bubbles y Trenchie. Entonces les llegó la noticia. "Volvemos de inmediato", dijo Tree. El grupo logró abrir una puerta trasera del Stonewall y con ella un camino de salida para los amigos que habían quedado encerrados en el local.
Sin embargo, "ésos no eran los policías de siempre. Nos golpearon y aporrearon, de modo que al final nos defendimos". La mecha estaba encendida. Según fuentes no oficiales, unos 400 policías actuaron esa madrugada contra los gays, frente a unos 2.000 testigos en las calles.
Los disturbios continuaron varias noches más. Al final, el entonces jefe de gobierno de la ciudad, John Lindsay, pidió a la policía que se retirara del barrio.
Para Tree, sin embargo, el mayor triunfo del movimiento fue que Lindsay aboliera los llamados señuelos. El método permitía que un policía de civil se colara en el Stonewall, "le pusiera la mano en el muslo a un cliente" y, después de unas copas, le ofreciera salir para concertar una cita. Una vez afuera, el señuelo esposaba entonces a su víctima.
Un año después de esa histórica noche, la victoria ya se celebró con un desfile en la Christopher Street. Tree, que desde su barra narra los orígenes del movimiento de liberación homosexual a periodistas y turistas de todo el mundo, sólo se perdió dos de los desfiles del orgullo gay en Greenwich en cuatro décadas.
Este año liderará los desfiles de San Petersburg (Florida) y Colorado, y será miembro del jurado en los de la Christopher Street. "Todo cambió por completo", dice ahora este gigante bonachón, que desde hace 12 años está detrás de la barra del Stonewall. "Los jóvenes no entienden que acabamos en la cárcel por defender nuestra libertad (sexual)", continúa. "Creen que desde siempre hubo luces de neón y música disco para los homosexuales". Fuente: El Mundo

Comments: Post a Comment

Links to this post:

Create a Link



<< Home

This page is powered by Blogger. Isn't yours?

free web tracker
referer referrer referers referrers http_referer