Tuesday, October 06, 2009

 
La explosión de las radios LGTB en Hispanoamerica


Hasta hace pocos años las ondas hertzianas eran el referente más importante para definir qué era la radio. Sin embargo, el rostro de la radio está cambiando drásticamente y a la romántica idea de que los productos de radiodifusión sólo llegan a través de aparatos como el radio o el Ipod, se contrapone la aparición de una infinidad de emisoras en Internet –también llamadas Streamcasting de Audio- que no sólo no necesitan de las ondas hertzianas –pues su funcionamiento depende de redes cibernéticas- sino que aventajan a la cobertura, el mercado y los oyentes de la Amplitud Modulada (AM) o de la Frecuencia Modulada (FM).
Y si las radios tradicionales suelen estar ligadas a las determinaciones de los sondeos del mercado que definen el perfil de quienes las oyen, en la radios web tiene cabida una gran cantidad de información para unos igualmente variados intereses de públicos diferenciados, con contenidos especializados y casi individualizados.
Esta “democratización” de la radio ha tenido evidentes beneficios para el sector de personas gays, bisexuales, lesbianas y transgeneristas en América Latina. No es fortuito que las primeras emisoras de y para las personas homosexuales en este continente se hayan dado en la web y no en las radios tradicionales.
Las radios web están más atentas a las subjetividades y los intereses diferenciados de los oyentes. Las necesidades de información y de pasatiempo de los usuarios de Internet imponen una mayor variedad temática, así como una mayor exploración y experimentación superior con las posibilidades sonoras. De igual manera, el usuario puede acceder a las plantillas de programación de acuerdo a sus tiempos, espacios e intereses.
Estos medios han llegado en un momento oportuno, pues actualmente la visibilidad y la relativa aceptación de los homosexuales en América Latina y España hacen que los gays quieran escuchar y saber a través de este medio qué sucede en su ‘ambiente’, así como promover el respeto al derecho a la libre expresión, la diversidad y la igualdad de las personas.
El 7 de agosto de 2001, los jóvenes comunicadores mexicanos Eduardo Iniesta, Renato Henkel y Amos Diaz dieron un paso gigantesco al ingresar en la parrillas de la radio straigth W Radio, su programa “Triple G, Generación de Gente Gay”, que se ha mantenido en el aire durante estos ocho años. Según sus mismos creadores, el sentido de esta propuesta es contribuir al fortalecimiento de la identidad y la cultura de la comunidad gay de su país.
Su eslogan dice mucho de la filosofía de esta emisión radiofónica semanal: “El programa que están apunto de escuchar tiene clasificación Triple G: no apta para personas prejuiciosas y mentes cuadradas”. En este espacio confluyen propuestas sonoras innovadoras y noticias sobre avances judiciales del sector e información sobre salud y actualidad.
Pero quienes incursionaron en el ámbito radial con una emisora autónoma y totalmente dedicada a la comunidad LGTB fueron una pareja de jóvenes argentinos. En el 2004, Sergio Miranda y Héctor Pérez disidieron crear Argentina Gay Radio, más conocida como AGRadio, la primera de las radios online de Sur América en español. Esta emisora transmite 24 horas al día. La programación de Agradio es variada: aparte de la música de géneros variadas, también tiene secciones de humor, salud noticias, deportes y opinión.
Las llamadas radios web sacuden a las radios en su sentido tradicional, pues ya no sólo se trata de sonidos. Al estar en las pantallas del PC, en ellas también hay imágenes y textos en la pantalla, así que no sólo podemos hablar de radioescuchas sino de televidentes que escuchan. En estas radios resulta muy importante la imágenes que se quiere proyecta.
Por lo menos así lo han entendido en Ekovoces, emisora con sede en Chile y cuya programación está especialmente dirigida a las mujeres, aunque valoran mucho la escucha de los hombres. En su página web no únicamente se consiguen sonidos y música, sino también videos, chats y foros.
Las radios tradicionales están sujetas las limitaciones técnicas propias de las ondas hertzianas, por lo que tienen una cobertura local que, por más amplia que sea, será siempre reducida en comparación con los que se montan en la World Wide Web. Las emisoras en red cambian este modelo: actualmente un programa de una radio montado en internet puede ser escuchado por varias personas simultáneamente en varios países, sin importar no sólo las barreras territoriales sino también los usos horarios. Lo que a su vez hace que el espectro de audiencias se amplíe con toda su amalgama de hábitos, intereses y condicionamientos culturales.
Un cambio sustancial es que los usuarios de las emisoras en Internet recurren a las redes en tiempos precisos, casi siempre en búsqueda de una información determinada que requieren de manera veloz y directa. Las emisoras web –que operan mayoritariamente con contenidos
almacenados- hacen que los usuarios puedan consultar sus programas radiofónicos en cualquier momento según su gusto, intereses y motivaciones.
Una característica de estas radios es que los temas de los que se habla, las canciones a las que les apuestan y los eventos que promocionan están abierta y directamente relacionados con el sector LGTB, lo cual termina generando en los oyentes un sentimiento de identificación entre el medio y la comunidad. El Edén Radio, por ejemplo, ha hecho un intento por situar en sus emisiones radiofónicas programas con temas y entrevistas dirigidas a cada orientación sexual y de género.
Pero quizás uno de sus elementos más importantes y por el cual estas radios están en auge entre la comunidad gay de Hispanoamérica son los programas en los cuales los oyentes pueden llamar y contar sus historias, sus amores o desamores, dudas y sentimientos, y hasta los chismes de ciudad. En ciertos momentos estas radios han fungido como espacio de socialización y unión para de muchos homosexuales.
Las mujeres han encontrado en las emisoras espacios apropiados para difundir sus ideas, emociones y luchas políticas. Son radios cuyos programas y propuestas visuales se definen más por su sobriedad y sentido militante. Un ejemplo es Secretos al Corazón, del Perú. Como explican sus realizadoras en la página web, esta radio “no sólo iba a ser un espacio para divertirnos y chatear, sino que con el tiempo teníamos que ser respuesta, compromiso y apoyo a toda la comunidad LGTB de nuestro país, diversificándonos e invitando a otras personas como nosotras, a ser parte activa del cambio”.
Otra radio con un enérgico sentido feminista es Radio Mujeres que, si bien tiene sede en Perú, reúne propuestas de mujeres de países como Colombia, España,Venezuela y Estados Unidos. Su oferta está marcada por el deseo de conocer tanto a lo diversos países y espacios reivindicativos como a las mujeres que habitan y luchan en éstos.
Sin embargo, no todo es color de rosa para las radios web LGTB. En el mes de mayo de este año la noticia de las amenazas dirigidas a Radio Diversa de Colombia y en especial a su director, el chileno Carlos Serrano, hizo eco en varias organizaciones defensoras de los Derechos Humanos. Esta situación obligó a los trabajadores de esta emisora a buscar unas oficinas clandestinas desde las cuales seguir trasmitiendo sus parrillas. Según Serrano, las intimidaciones son una consecuencia lógica del corte activista y comprometido de Radio Diversia con el sector LGTB: “Esta radio tiene una particularidad y es que es una organización no gubernamental, esto ha sido parte de su éxito y lo que garantiza el sentido en sus contenidos y programación. Esta emisora me enseñó que los sueños se cumplen con tesón y trabajo, probablemente eso suene a cliché pero es la verdad”, comenta.
Si bien la programación está pensada y dirigida principalmente a las personas LGTB, algo en lo que coinciden los realizadores de estas emisoras es que no intentan crear guetos a través de estos medios, sino también llegar a los heterosexuales y crear mayor conciencia sobre los problemas que afectan a la comunidad.
Mientras el rostro de la radio sigue cambiando, muchos líderes LGTB se preguntan cuándo las emisoras tradicionales se arriesgarán (tal como lo hizo La W en México con “Triple G”) a darle espacios en sus programaciones a propuestas relacionadas con la diversidad sexual y de género. Mientras eso ocurra, las radios LGTB seguirán siendo la mejor opción para que muchos gais puedan escucharse y escuchándose, reconocerse.


El Eden – Colombia (www.eledenradio.net)

Radio Diversia – Colombia (www.radiodiversia.com)

Radio Mitos –Chile (www.radiomitos.cl)

Número Crítico – Chile (www.radionumerocritico.cl)

Ekovoces – Chile (www.ekovoces.com)

AG Radio – Argentina (www.agradio.com.ar)

Chueca – España (www.chueca.com/musica)

Radio Gay España (www.radiogay.es)

Gente Guay – España (www.genteguay.org/radio/#)

Ens Entenem (www.entenem.com)

Radio Voices – Peru (www.radiovoicesperu.com)

Radio Mujeres – Perú (www.radiomujeres.com)

Secretos al Corazón – Perú (www.secretosalcorazon.com)

Radio Dick – México (www.radiodick.com.mx)

Mente Abierta – México (www.radiomenteabierta.com)

Triple G, Generación de Gente Gay – Mexico (www.wradio.com.mx)

Radio Rockola – México (www.radiorockola.com)

Radio Diversa - Costa Rica (www.radiodiversa.net)

CRG Radio (www..crgradio.com)


Fuente: SentidoG
Comments: Post a Comment

Links to this post:

Create a Link



<< Home

This page is powered by Blogger. Isn't yours?

free web tracker
referer referrer referers referrers http_referer