Monday, November 02, 2009

 
Alicante ya presta libros vivientes


«¿Has tenido alguna vez un libro-homosexual sentado a tu lado?», pregunta Manuel Velandia a un alumno de etnia gitana y con dificultades de integración en las aulas. El adolescente le mira de reojo y con la cabeza le responde que no. «Bueno, pues ahora soy tu libro durante los próximos veinte minutos, ¿qué te gustaría saber?»
Velandia, coordinador general de Decíde-T, (Asociación de Lesbianas, Gays, Transexuales y Bisexuales), participó ayer en la primera Biblioteca Viviente que nace en Alicante. Una iniciativa importada de Dinamarca y que pretende romper los prejuicios sociales que tienen los jóvenes sobre determinados colectivos por razón de su raza, ideología, condición sexual o profesión.
La Asociación de Madres y Padres de Alumnos del colegio Emilio Varela organizó esta biblioteca andante y con voz, -la segunda que se celebra en España tras una experiencia anterior en Lorca- bajo el lema «Rompe tus prejuicios, comparte tus estereotipos».
Durante todo el día se llegaron a prestar hasta 30 libros/personas sobre los que pesan estigmas: una lesbiana, una política, un sacerdote, un líder espiritual, un policía, un ex militar, una persona mayor, un ex recluso, un afectado por el VIH, una ex prostituta y un inmigrante llegado en patera fueron algunos de los encargados de contar sus historias. Por la mañana, a los alumnos y por la tarde, a los adultos.
«Los chavales tienen prejuicios pero son adquiridos desde casa. Esta iniciativa les va a enriquecer», auguraban dos profesoras de del instituto Leonardo da Vinci, uno de los centros que participó por la mañana junto a estudiantes del Emilio Varela y del Gran Vía. El escenario elegido para desarrollar la biblioteca fue la Escuela para Adultos Alberto Barrios, en la zona norte, y durante todo el día registró un constante trasiego de lectores.
En grupos de dos a cuatro, los chavales fueron eligiendo sus libros y a través del diálogo conocieron su vida. Una vez finalizada la lectura y tras reflexionar, cada chaval escribía en una cartulina un anti-prejuicio. «En Argelia, mi país, no se acepta la homosexualidad. A los gays los maltratan», escribió uno de los jóvenes tras escuchar la historia de Velandia. Su profesora le dio las gracias al coordinador de Decíde-t y le explicó que no podía imaginarse hasta qué punto suponía que otro de sus alumnos -el de etnia gitana- «se haya sentado a su lado y le haya escuchado. Me he emocionado».

Los más reclamados


Velandia y Loli, una profesora lesbiana, fueron dos de los libros más reclamados. «Yo me pido un gay», se escuchó a uno de los estudiantes. Ahora bien, el policía tampoco pasó desapercibido: «Están muy americanizados y me preguntan mucho por las armas. cuando es el último recurso que se utiliza», explicaba en los descansos. Y es que más de un niño declaró que de mayor quería ser policía, mientras otros decidieron que trabajarían de funcionarios, tras leer la historia de Manuel y conocer que «le paga el Estado».
Amparo, afectada por una discapacidad, y Mari France, con esclerosis múltiple, dieron unas lecciones magistrales sobre las barreras sociales y arquitectónicas que sufren; y Emilio, sacerdote desde hace 47 años, tuvo que responder a preguntas como ¿qué piensas de los homosexuales?, ¿por qué la Iglesia no permite el aborto? La delegada municipal de coordinación de proyectos del Ayuntamiento, Sonia Alegría, no escapó a la espontaneidad de los alumnos, «¿cuánto cobras?, ni a la imagen que tienen de la política, «¿con quién te gusta pelearte?»

Fuente:La Verdad.es
Comments: Post a Comment

Links to this post:

Create a Link



<< Home

This page is powered by Blogger. Isn't yours?

free web tracker
referer referrer referers referrers http_referer