Wednesday, December 02, 2009

 

Chavela Vargas
.
La diva, la diosa, la chamana, la loca; la "erótica", escribió Frida Kahlo
.
No hay escenario lo suficientemente grande para Chavela, dice Eugenia León. Es cierto. Parece mirar a todos a través de sus gafas oscuras. Estoica e indiferente, clava la mirada en un punto, quizá la nada, pero es inevitable sentir un aire omnipresente que escudriña el alma de cada uno.
Eugenia vuele a tener razón. Con Chavela Vargas el superlativo se nos da.
Una de las voces dramáticas del siglo XX, la mayor intérprete de México. Excelentísima señora; nuestra maestra. Excepcional, Diosa, única, diva. Chavela, el mito; Chavela, la chamana; Chavela, la vieja loca.
Es un una loca de vida. Una loca de amor a la vida, dice Maria Cortina, co autora del libro “Las verdades de Chavela”, presentado este sábado en La Feria Internacional del Libro 2009. Con la participación de Eugenia León, Carlos Monsiváis y la escritora argentina, ganadora del premio Sor Juana Inés de la Cruz, Ana Gloria Moya.
Cada uno leyó un breve ensayo sobre la intérprete que lo mismo alabó su valentía, su coraje, su libertad y su amor a la vida, que sus borracheras y su especial relación con la música mexicana y los temas de José Alfredo Jiménez y Cuco Sánchez, hermosos y desgarradores, tanto como ella.
Elogios que la cantante tomó con mesura: “Ahorita porque estoy yo presente no me mientan la madre”, dijo, arrancando las risas de los asistentes.
Arrieros somos y en el camino andamos y cada quien tendrá su merecido, ya lo verás, que al fin de tu camino renegarás hasta de haber nacido, cantó Eugenia León a petición de Carlos Monsiváis para referirse a la primera canción atea del cancionero mexicano, “recinto de la filosofía de la vida”.
Para entonces el público, que mezclaba lo mismo jóvenes y adultos, ya había coreado “Vámonos”, de José Alfredo Jiménez, canción que dedicó a dos adolescentes del municipio de Emiliano Zapata, en el estado de Morelos, a quienes no se les permite entrar en su escuela y se les ha amenazado de muerte por ser lesbianas.
Para ellas, dijo, la historia de Chavela sigue siendo subversiva, un ejemplo de valor para asumir la libertad, para ejercerla a cualquier costo. Una lección para gente que, como ellas, quieren ser lo que son, sin miedo.
Este homenaje fue el escenario perfecto para descubrir uno de sus tantos secretos: el sentimiento que la intérprete despertó en la pintora Frida Kahlo y que fue dado a conocer por el coleccionista mexicano, Carlos Noyola Fuentes, quien le entregó una carta, en la que de su puño y letra, la retratista confiesa al poeta Carlos Pellicer su honda impresión tras conocerla. Va el texto:
Carlos:
Hoy conocí a Chavela Vargas. Extraordinaria, lesbiana, es más se me antojó eróticamente. No sé si ella sintió lo que yo. Pero creo es una mujer lo bastante liberal que si me lo pide no dudaría un segundo en desnudarme ante ella. Cuántas veces no se te antoja un acostón y ya. Ella, repito, es erótica. Acaso es un regalo que el cielo me envía.
Frida K.

Al respecto del libro, Maria Cortina aseguró que es una obra que no pretende ser autobiográfica, sino, como su nombre lo indica, conocer sus verdades: las que vive, las que dicen, las que comparte y las que calla. Es la mirada de Chavela sobre ella misma. Es el deseo, la urgencia en ella de mirarse en la recta final de su vida y reconocerse, de reinventarse y seguir.
Pues como Chavela reconociese: “Ya no somos los de antes, ya no somos los mismos”.
Fuente: Avenida24

Comments: Post a Comment

Links to this post:

Create a Link



<< Home

This page is powered by Blogger. Isn't yours?

free web tracker
referer referrer referers referrers http_referer