Sunday, January 10, 2010

 
La triste exhibición de la homofobia


Esteban Arce, conductor del programa Matutino Express, de Televisa, ha hecho gala una vez más de su ignorancia, su intolerancia y homofobia, además de su falta de profesionalismo como comunicador, al invitar a su programa a la sexóloga Elsy Reyes a finales de diciembre para hablar sobre las diferencias entre orientación y preferencias sexuales, sin siquiera permitirle exponer sus argumentos.
Como si se tratara de una conversación entre personajes ionescanos, lo que prometía ser un debate interesante al inicio, se convirtió en un soliloquio del conductor quien impuso en los siguientes seis minutos sus puntos de vista, propios de San Agustín, de Jorge Serrano Limón o Norberto Rivera; sin permitir el diálogo y los aportes de la especialista, quien fue reducida por el “comunicador” a poco menos que patiño.
¿Es normal ser homosexual? ¿La homosexualidad es una tercera opción? Preguntó insistentemente Arce, a lo que la especialista intentó responder con conceptos y ejemplos contundentes, pero el conductor irrumpía: “Repito: ¿Es normal que hombre y hombre se den, que dos mujeres… lo que es normal es el papá, la mamá y sus hijitos … lo que es normal es una hembra con un macho … que a un hombre le guste el plátano flameado…”.
Este tipo de estrategias de Arce es lo que le permite estar al aire, pues de lo contrario, ya estaría fuera. Al menos eso es lo que dictan los números de los gurús del rating, que ubican su programa en el puntaje más bajo en el último trimestre de 2009. De ahí la necesidad de hacer escándalos con temas susceptibles de protesta social, como lo hizo en su momento el programa ¡Hazme reír! y serás millonario, de Televisa con la broma a Sammy.
En este caso, Esteban Arce aprovechó la coyuntura de la discusión sobre la ley de matrimonio entre personas del mismo sexo en el Distrito Federal, que se aprobó el 21 de diciembre en la Asamblea Legislativa del Distrito Federal, en la que jerarcas religiosos y grupos ultra conservadores han rechazado su aprobación.
Es lamentable que algunos productores sigan sosteniendo este tipo de propuestas televisivas, donde la denigración a través de las bromas machistas, la burla a los diferentes y el clasismo, sean la herramienta “creativa” que sostenga la mayoría de los programas de revista.
Peor aún es que el Consejo de la Comunicación, donde participan empresas como Bimbo, Alpura, Coca-Cola, Sabritas, etcétera, --algunas de ellas patrocinadoras de este tipo de programas-- no se pronuncie ante expresiones discriminatorias, pues según sus spots, quienes forman ese Consejo, buscan el entendimiento social, el respeto entre los mexicanos, y promueven la denuncia de actitudes que laceren a la sociedad mexicana; tal como lo está haciendo el señor Arce al decir como enajenado una y otra vez que “la homosexualidad es anormal”.


La protesta social

Como era de esperarse, la protesta de activistas de la diversidad sexual y de otros sectores que reivindican los derechos humanos no se ha dejado esperar, y ha sido la ciudadanía a través de redes sociales como Twitter, Facebook y Hi5, donde se han expresado los sentimientos colectivos contra el desafortunado soliloquio machista y homofóbico del titular de Matutino Express.
Por ello, es de esperarse que la Secretaría de Gobernación, la Secretaría de Comunicaciones y Transportes y órganos de derechos humanos tengan una postura contundente para sancionar y detener este tipo de expresiones en los medios de comunicación. Conapred ya ha levantado la mano y su titular, Ricardo Bucio se ha pronunciado en contra de este tipo de expresiones en los medios, al tiempo que ha informado que el Consejo a su cargo ha recibido 18 quejas por este motivo.
Es importante recordar que las empresas que utilizan el espacio radioeléctrico son concesionarias, es decir, son un bien público, que cuando se les entrega el derecho de transmisión, como requisito entregan elaborado un código ontológico donde se comprometen a informar objetivamente y no utilizar lenguajes que ofendan o violenten a persona alguna o a la sociedad.


Medios, factor de cambio


Onusida ha insistido desde hace más de dos lustros que “los medios de comunicación pueden ser un factor de cambio positivo en la percepción social de temas susceptibles de discriminación social… tienen el poder de cambiar actitudes hostiles hacia personas o sectores discriminados”.
Así mismo, Beatriz Gimeno, autora del libro La Construcción de la lesbiana perversa (Gedisa 2008), ha subrayado la importancia de analizar los contenidos mediáticos con un visor que atraviese los derechos humanos, pues explica y argumenta meticulosamente que “los medios de comunicación juegan un papel importante en la (re)producción de creencias que se asientan en los modelos sociales preestablecidos”, que se encargan de reconstruir un discurso cargado de prejuicios, lo que permite impregnar el imaginario social y hacer creíble el discurso contra los homosexuales, lesbianas y personas transgénero.
A diferencia de quienes piensan que protestar por este tipo de acciones en los medios es “rasgarse las vestiduras”, considero importante que la sociedad debe protestar cuando vea, lea o escuche una acción discriminatoria en los medios de comunicación, como lo ha planteado el maestro Carlos Monsiváis: “para escuchar a las personas con problemas de discriminación se debe llegar a la globalización de la protesta”.
El tema del matrimonio entre personas del mismo sexo ha sido, en términos generales, bien abordado en la mayoría de los medios. De hecho, de unos años a la fecha, el tema gay en los medios ha ido bajando su grado de estigma. Esto se debe, sin temor a equivocarme, a la herencia de la discusión por más de seis años de la Ley de Sociedades de Convivencia (2001-2007) y el compromiso de muchos medios de comunicación en ir avanzando a una sociedad democrática que reconozca y respete las diferencias.
En los últimos dos meses, pocos han sido los medios que han editorializado sobre el tema del matrimonio gay a partir de prejuicios. Quienes han sacado el cobre y se han dado vuelo con declaraciones alucinantes y cargadas de odio homofóbico, han sido los políticos de la iglesia católica, diputadas y diputados ultra conservadores (tanto del PAN como del PRI) y un minúsculo grupo de personas que están haciendo todo por violentar el Estado laico y volver al México confesional.
¿La ciudadanía aceptará un retroceso en derechos ganados por una minoría social? ¿Tendrán tanto poder los conservadores para que sus prejuicios metan al clóset a una comunidad que ha logrado los resultados que hemos visto en los últimos años? ¿Qué deben hacer las instituciones del Estado ante expresiones divisionistas y discriminatorias como las que hemos visto? ... en fin, el debate sigue.

Fuente: Etcétera
Comments: Post a Comment

Links to this post:

Create a Link



<< Home

This page is powered by Blogger. Isn't yours?

free web tracker
referer referrer referers referrers http_referer